La familia es el diseño original que Dios soñó con sus hijos, por eso el ministerio de parejas se encarga de discipular los matrimonios y aquellos que se proyectan a casarse.
No existe mejor estado en la vida, que estar casado.