Los jóvenes somos el ministerio portador de la esperanza en la iglesia, por eso devorar la biblia y llevar amor al mundo es nuestro mayor propósito.

Eclesiastés 11:9