Desde el principio Dios le ha encomendado al hombre diferentes responsabilidades y tareas, entre estas responsabilidades está la de ser ejemplo de conducta, esforzarse y ser valiente, vivir por fe y confiar en Dios.

Timoteo 6:11